lunes, 27 de febrero de 2017

Diario de diseño: Aerith (XXXII)

Así de solas se van quedando las páginas del primer y único borrador de Aerith, al que voy deshojando lentamente. Las que ya están corregidas, van a parar al reciclaje.

Hace cosa de un mes dejé la última entrada en este blog. Como dije ahí, al poco tiempo me salteé el capítulo 3 y pasé directamente al 4, que tiene toda la ambientación. 12 regiones (incluyendo reinos, un imperio, etc.). Avancé más o menos rápidamente, pero hace una semana, viendo que quedaba poco, me puse un objetivo firme: terminar de corregir dicho capítulo antes de que empezara marzo.

Y hoy lo cumplí, un día antes.

Lo cierto es que no fue tan difícil. La mayoría de los apartados me llevaron cosa de media hora. Casi siempre, los errores a corregir eran tipográficos (alguna palabra que faltaba o un verbo mal conjugado) o de redacción (algún párrafo u oración muy largo o complicado de leer). Estos me llevaban muy poco tiempo, así que algunos días podía corregir dos apartados, es decir, dos regiones. A veces me tomaba más tiempo, porque en algunos casos, lo que había que corregir eran Claves o Secretos. En algunos casos había que afinarlas; en otros, simplemente borrarlas y escribir otras nuevas, redefiniéndolas o simplemente inventando una completamente diferente.

Ayer corregir las entradas de Tsenko y de Nkarn, y hoy me dediqué a la del Segundo Imperio Liris, que era doble, ya que incluye todas sus provincias.

Además, me tomé tiempo para hacer un pequeño pero importante cambio "cosmético": reordené estos apartados según su ubicación. Así, de oeste a este, siguiendo el mapa, uno puede ubicar en el texto con más rapidez cada reino. Antes había un orden más o menos analfabético, no muy preciso, ya que en realidad había escrito cada apartado según se me venía a la cabeza. Creo que este es un cambio interesante ya que, como digo, ayudará a que el lector los ubique de acuerdo a aspectos más importantes, siguiendo el mapa (por ejemplo, naciones costeras, naciones grandes); un nombre solo no dice mucho para el que lee y juega el juego por primera vez.

Así que son muy buenas noticias.

Lo que sigue ahora (que estaba fuera del objetivo de febrero) es agregar tres apartados finales: uno sobre la abundancia del metal en ciertas áreas, otro sobre los cuatro mares que rodean a Larkit (para dar pie a aventuras marítimas) y otro sobre el Gran Desierto Central, que ocupa una buena parte del territorio del nuevo continente y requiere, por eso, alguna descripción mínima. En cada uno de ellos no dedicaré más que una página, calculo.

Mientras tanto, venciendo alguna reticencia personal, comencé lentamente la lectura del capítulo 3. Ahí sí voy a tener más trabajo. Hay que agregar algunos comentarios extras, y sobre todo, veo que lo que encontré en el capítulo 2 también está aquí: falta de ejemplos en algunos lugares clave. El tema es que no quiero que por poner más ejemplos el libro se haga demasiado largo y pesado. Pero creo que no queda otra opción, ya que son puntos muy importantes del reglamento. Ya veremos.

En unos días comienzan las clases y este segundo paraíso ya toca a su fin. Eso, seguro, me quitará mucho tiempo, así que lamentablemente, todas estas reformas irán más lentas. Pero el sacudón que le di al texto en enero y febrero me da una buena ventaja para seguir adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Blogger news

Blogroll

About