sábado, 25 de junio de 2016

Girando en el barro

Sigo con la regularidad: en este y en otros blogs, posteo una entrada mensual, generalmente durante la veintena de cada vez. Ahora aquí tocó el 25.

La verdad es que no tengo mucho para decir. En gran parte de este mes, me sentí bastante atascado creativamente, hasta el punto de pasar días sin escribir nada. Para peor, a veces NO TENIA NADA QUE HACER, NADA QUE ESCRIBIR; incluso NADA QUE CORREGIR.

Sí, lo sé. EL HORROR.

Creo que es la primera vez en mucho tiempo que no me pasaba algo así. Siempre estoy involucrado en muchos proyectos, pero ahora algunos se han detenido, otros necesitan tiempo para madurar, otros ya están escritos, y otros son demasiado grandes como para comenzarlos ahora mismo. La revisión de Aerith, por ejemplo, es una prioridad, pero mientras se demora, por distintas razones, la corrección del libro que tengo prometido a una editorial española, no puedo tocarlo. O mejor dicho, no quiero. Puedo perder un poco la estructura cuando trabajo, pero no demasiado.

Lo mismo sucede con Fragmentos del fuego; la copia con las anotaciones sigue esperando debajo de otros borradores. A veces, cuando la toco, parece algo frío y ajeno, extraño a mí. Siento que se aleja y es una sensación poco común.

Mientras tanto, cero comics, cero ideas, cero guiones, cero todo. Espero la Crack Bang Boom para reencender la llama.

Lo bueno es que no lo lamento. Tengo trabajo que hacer, y otros proyectos y situaciones que me quitan el tiempo positivamente. Como ordenar la habitación, salir con la novia, mis talleres de guión, etc. Y cuando hay un bajón, para eso están esas válvulas de escape. Por suerte, aunque sigo algo atascado en el barro, cada tanto hay un avance, al menos mínimo, que me da esperanzas y que me demuestra que es todo una fase.

Lo que sucede es que como siempre estoy haciendo algo, cuando el ritmo baja, casi parece el fin del mundo, pero no lo es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Blogger news

Blogroll

About